Información técnica

La mayoría de los interiores de edificios se diseñan de modo práctico y cómodo para las personas que los utilizan, esto supone un entorno ambiental interior bastante constante, sin demasiadas fluctuaciones en luminosidad, temperatura y humedad.

Asimismo los edificios se diseñan para protegerse de las inclemencias del tiempo. El viento y la lluvia no resultan cómodos y tampoco son buenos para los negocios.

Sin embargo, las plantas se desarrollan perfectamente ante las inclemencias del tiempo y los cambios estaciónales. La lluvia es la fuente principal de agua, y una brisa fuerte hace maravillas en los elementos vegetales porque elimina los tejidos muertos y las hojas viejas. Muchas especies incluso necesitan variaciones estaciónales para activar cambios en su fisiología.

Las plantas son capaces de adaptarse al interior pero, según la especie, requieren unas condiciones características en cuanto a luminosidad, temperatura, agua, medio de cultivo, nutrientes y humedad. Éstos determinan dónde pueden ubicarse.

Luz

De todos los elementos necesarios para la supervivencia de las plantas, probablemente la luz sea el más importante. Sin ella las plantas mueren muy rápidamente.

¿Pero cómo se sabe qué plantas van a sobrevivir con los niveles luminosos diferentes que existen en un edificio? Algunas especies sólo pueden sobrevivir en zonas bien iluminadas, mientras que otras pueden sobrevivir con la escasa luz que se encuentra en una sala de juntas poco utilizada. La medición precisa de la luminosidad, junto con la selección experta de especies, ayudará a conseguir el efecto deseado.

Temperatura

La temperatura en el interior de la mayoría de los edificios ocupados, normalmente oscila entre 16 °C y 25 °C. Esto es lo adecuado para la mayoría de las personas, por lo que si desea plantas en su edificio, debe encontrar las que sean capaces de sobrevivir bien a estas temperaturas.

Afortunadamente hay cientos de especies y variedades tropicales y subtropicales a su disposición. Todas están perfectamente adaptadas a estas temperaturas templadas durante todo el año. (Pruebe nuestro selector de plantas en www.plants-in-buildings.com para determinar qué plantas pueden utilizarse en las distintas condiciones que existen en los edificios.)

Agua

El aporte de agua es imprescindible para la supervivencia de las plantas durante una semana o dos. Las plantas de interior necesitan el agua justa para mantener su desarrollo fisiológico, pero no más.

El agua penetra en la planta a través de sus raíces, que son órganos altamente especializados que regulan la absorción de agua y nutrientes y además proporcionan un medio de anclaje y sustento físico.

A menos que la planta sea un epifito (un grupo de plantas especiales que habitan las copas de los árboles, como por ejemplo bromeliáceas y muchas orquídeas) o una planta acuática, las raíces de las plantas se encuentran enterradas en la tierra, es aquí donde debe encontrarse el agua y es por esta razón que los paisajistas de interior profesionales utilizan sistemas de riego subterráneo para llevar el agua directamente a la zona de la raíz.

Las raíces necesitan oxígeno para funcionar correctamente, por lo cual es importante que cuenten con un sistema de aireación, por ejemplo mediante el aporte de compost media lo que supone una mejora en la estructura del sustrato. La falta de aireación es la causa por la que las plantas en tierra encharcada se mueren.

Medios de cultivo

Los paisajistas de interior utilizan una gran diversidad de medios de cultivo.

Todos tienen sus ventajas e inconvenientes, y es una ciencia bastante compleja determinar qué medio de cultivo es el más apto para cada situación.

El medio de cultivo tiene muchas funciones. Debe proporcionar un anclaje apropiado para las raíces de la planta, actuar como reservorio para el agua y nutrientes y amortiguar los cambios repentinos en el ambiente (especialmente los cambios de temperatura). Y para las plantas de interior en jardineras, el anclaje debe ser lo suficientemente robusto como para asegurar la estabilidad y reducir el riesgo de que se vuelque el conjunto.

Nutrientes para plantas

Las plantas de interior no suelen consumir mucho, aunque se necesitan nutrientes para mantener su salud, color y cultivo.

Normalmente se añade abono al medio de cultivo, donde puede ser absorbido por las raíces de las plantas.

Los tres nutrientes para plantas más importantes son:

  • Nitrógeno (N), para hojas y tallos verdes y sanos
  • Fósforo (P), para crecimiento sano de las raíces
  • Potasio (K), para mejor flor y color

Un buen abono contiene proporciones equilibradas de estos elementos, así como micronutrientes esenciales.

El uso de abono depende del tamaño de las plantas y las condiciones ambientales. Las plantas grandes, y las que se encuentren en zonas especialmente luminosas, generalmente precisan más nutrientes que las plantas pequeñas y las sometidas a condiciones de cultivo pobres.

En nuestra Web especializada encontrará más información sobre nutrición para paisajes interiores: www.plants-in-buildings.com.

Humedad

La mayoría del agua aportada a las plantas se utiliza para transporte de nutrientes solubles a toda a la planta. Finalmente, abandona la planta a través de los poros (estomas) situados en la superficie de las hojas mediante un proceso denominado transpiración, que es un proceso que varía en función de los niveles de humedad, luminosidad y temperatura.

Technical Information
900 903 136

Jardineria Interior

Jardinería interior

Mantenimiento de plantas de interior en renting o en venta

Beneficios de las plantas

Mucho más que una función ornamental.

Jardineras

Consulte nuestro amplio catálogo.

Ambius

¿Por qué Ambius?

Descubra la historia de Ambius y qué puede hacer por su negocio

¿Por qué Plantas?

Las plantas pueden contribuir al bienestar de sus trabajadores y clientes

¿Por qué Aromas?

Descubra cómo pueden los aromas potenciar las ventas en su negocio